CONDONES

Tengo 31 años y nunca de los nunca jamases había ido a comprar condones yo misma. Me daba vergüenza, si, tengo 31 años y nunca me atreví a comprar condones. Por eso siempre se los pedía a la pareja de turno o mis amiguis (un saludo pa las cabras) me compraban por encargo.

Hasta esta semana, en que me dije “misma, esto no puede ser”. Bueno tengo que explicar que estoy con pololo hace más de dos años, con altos y bajos y algunos dramas y dolores en el alma, separaciones y cosas tortuosas, que espero contar en otro post algún día y con él decidimos no usar nada (tontera usted no lo haga porque se supone que aunque estés con pareja estable se DEBE usar condón igual), pero, como yo soy super weona para algunas cosas, no estábamos usando y todo ok, igual nos hicimos chequeos anuales #wueonaperonotanto

descarga

La cosa es que, hace un mes me estoy comiendo a un wachito rico de mi trabajo y entre mis dramas emo con mi pololo, como este mijito rico se va ir en una semana más, decidimos darle hasta que se vaya y no vernos jamás de los jamases again. Entonceeeeees obviamente necesito condones, muchos condones, lluvia de condones, por lo que me tuve que decidir a ir a comprar. 

Pase por varias farmafias del centro y como todo es taaaaaaaaaaaan expuesto, que no ayudaba con mi tema, así que me metí a una de esas farmacias porno  y pregunte toda patua “preservativos?” y chucha que me sentí grande, se que es una estupidez, que soy una mujer mas que grande y no es posible que me de vergüenza comprar condones, pero puta la wuea me pasa no mas po.

Bueno, luego de decir “preservativos?” un señor con una señora me dicen ahí al frente suyo, pa! miro y había una pared llena wn, así que quede con cara de media mareada esto me agobia y el señor de las películas porno, me dice “pero cual busca señorita” y yo suelta de cuerpo empece a hablar de condones con el señor y a preguntar la diferencia entre unos y otros.

Fue la raja perder mi miedo y vergüenza a comprar condones, me sentí grande y con un miedo superado, así que fue lo mejor de la semana. Al chiquillo le encantaron los que compre y todo salio es-tu-pen-do. 

Estoy segura que mi miedo/vergüenza es un resabio del colegio de monjas. 

 

Advertisements

De la histeria y otras cosas no tan cuerdas

histerica

Y no me llamaron! Así que viví en angustia como un mes por NADA! GRACIAS empresa que me hiciste ilusiones. En fin, creo que todo es para mejor.

Hablando de eso, no creo que a nadie le dé tanto miedo renunciar a la pega como a mí, de verdad me da terror pensar en ese momento y es de pura histérica no más, porque, en estricto rigor, que podría realmente pasar?  NADA. Debe ser que nunca he estado tanto tiempo en un mismo lugar y para mi jefe renunciar es traición a la patria.

Es la misma histeria que me da el que las almohadas no estén puestas como corresponde por ejemplo, y es que no aguanto que alguien duerma al lado mío con la almohada puesta en forma vertical, y es simplemente porque así no van. Mi casi pololo se ríe de mí y a veces como es maldito y le gusta reírse de mi angustia sin sentido, las corre despacito cosa que cuando me doy cuenta mira mi cara deformada y se ríe apuntándome con el dedo. Si es una relación muy bonita la que tenemos.

Ahora para controlar mis histerias sin fundamento, hago mucho yoga (ooommm) y la verdad no sé si ha funcionado, yo creo que no, pero me gusta ir a torturarme tratando de hacer las posturas imposibles para alguien que no trabaja en el crique du solei  y estoy segura que la profe se ríe todo el rato de nostras, simples mortales tratando de hacer adomuka decente.

Pero es que el género femenino algo tiene que nos hace ser más histéricas y parecer locas frente a ciertas situaciones en que los hombres, miran con cara de ah? Y es por eso que nosotras salvaremos al mundo del ataque de los zombies.

Un ejemplo de ello es el terremoto del 85’, yo durmiendo en una cuna, mi madre, obvio histérica de corazón, salió corriendo a buscar a su pequeña bebe, mientras mi padre le decía “pero que te pasa” “cálmate si es un temblorcito no más”, hasta que mi madre con toda la fuerza de mujer loca lo tiro lejos, me saca de la cuna y paf!!! Que se cae la pared. Conclusión mientras mi padre todo calmado no hacía nada más que interrumpir el paso de mi madre hacía mi salvación, podría haber muerto, o quedado quizás con que secuelas.

Misma situación, terremoto del 2010, mientras con mi madre tratábamos de llegar al living para salvar nuestras vida en medio de la catacombe, porque yo juraba que los mayas tenían razón y se estaba produciendo el fin del mundo, mi padre decía desde su cama: “pero que les pasa??, vayan acostarse”, a acostarse!!!!! Mientras se reventaban las ventanas y se caían los espejos de la casa!!!!

Bueno como ven, hay histerias sin sentido como la de las almohadas o actuar rápido en medio de los terremotos.

La verdad tengo muchas más locuras ocultas, como que me desmayo si alguien más toco mi toalla, pero es que los gérmenes y bacterias son malditos, mi obsesión por escribir con el mismo lápiz ciertas cosas, en la pega no entro al baño de las mujeres porque da a un patio que hay palomas y estoy segura que usan nuestro baño cuando no estamos, y muchas más sin pies ni cabeza.

Pero lo que sí, una nunca se asume histerica ni loca, aunque todas sabemos que llevamos una psicopata dentro, noooo una siempre cool y relax ja!

Esperando la llamada

esperando-tu-llamada

Postular a una pega teniendo ya una y sabiendo que al momento de renunciar el jefe te querrá cortar en pedacitos, luego desollarte y más tarde tirar tus pedacitos al río, es HORRIBLE!!!!! A eso súmale que tu compañero va pa! Y renuncia de un día para otro…. Nooooo que alguien ayude a mi colon… no soporto la incertidumbre de saber si seré cortada en pedacitos o no, además de que llevo una semana practicando mi discurso de renuncia en mi cabeza y me da lo que es ja-que-ca.

 Lo que pasa es que en esta pega de ahora llevo casi toda mi vida laboral que son como dos horas jajaja no, 4 lindos años de mi ejem, juventud. Y no es que sea de esas personas que temen a los cambios o se aferran a las cosas, nooo soy LO desprendida, el tema es que para mi jefecito lindo, única razón por la que sigo en este nido de víboras, es traición a la patria el renunciar, entonces la mera posibilidad de saber que tendría que hacer me A-TE-RRA!

Y más me molesta la incertidumbre de no saber si tendré que hacerlo o no, y más encima mi compañero que se supone, sería su consuelo en mi ausencia, se VAAAAAA.

Este proceso en la nueva pega fue de improviso, ni me acuerdo cuando mande el CV, creo que debió ser un día en que la Sra. de mi jefe (super maldita atinada) invito a las mujeres de la oficina a almorzar un día viernes y me dejo sola en la oficina, y yo ejemmm también soy mujer, igual ustedes no me caen LO bien, pero onda somos un “equipo” y les hablo sin sacarles sus cabezas, si creo que en ese día de bowlin laboral fue.

La cosa es que llego a esta entrevista, y pa! Me ponen a hacer test, de esos psicológicos, al tiro sin mediar un psicola café de por medio, o preguntarme el nombre. Obviamente en mi oficina dije, “voy y vuelvo” que en el mundo oficinistico puede significar:

  1. Voy a fumar
  2. Voy a comprar algo vergonzoso a la farmacia
  3. Voy comprar un café de verdad
  4. Voy a vitriear zapatos a Estado

 

Y me demoré 2 horas!!! 2 horas!!!, dije 2 HORAS???!!! Entre los test, los dibujos, las elecciones de colores, que todos sabemos que tenemos que escoger entre los más brillantes primero hasta los más oscuros después, aunque hayamos sido emo, o nos vistamos de negro para no vernos guatonas, entrevista personal y presentaciones varias.

En ese mismo instante, la psicóloga muy bkn ella regia tupenda simpática, me dice que quedé al tiro seleccionada con otra tipa, que sólo tengo que esperar que me llamen para la entrevista con el Gerente, y yo muy pituca, ok… espero su llamada, nos vemos muaks muacks amigui nueva (todo con voz de pituca, sin lucas sipo).

Y en eso he estado dos semanas, en las que fui a la famosa entrevista con el Gerente, la que según yo salió la raja, y han pasado como dos días sin saber nada.

Siguen las dos semanas torturándome si quedare o no quedare, si tendré que usar mi discurso con el jefe que me odiara sin piedad… y si al fin me podré ir de aquí para que nunca más nadieN me haga bowlin.

No me gustan las incertidumbres :´( nanai para mí.